Etiquetas

, , , ,

Samhain es una fecha de gran renombre en el actual calendario de las brujas, se trata de una celebración en la que podemos conectarnos con la energía de nuestros ancestros, mismos que ahora se encuentran reposando en el Tierra del Verano. En los aspectos mitológicos la Diosa habría emprendido un viaje peligroso al inflamando, donde encontraría al Dios y consorte en su aspecto de muerte; ambos quedan reposando en esta tierra, por este motivo permiten que el velo que separa a nuestro mundo y a la tierra del verano sea más delgado que en cualquier otro momento.

Como muchos de ustedes saben, el pasado 11 de octubre Congregación del Roble cumplió tres años desde su fundación, con este motivo creamos una revista como nuestra pequeña manera de contribuir a la comunidad. El articulo principal de este mes se tituló “Samhain” donde expliqué un pequeño ritual para conmemorar esta fecha, mismo que expondré en breve. Al igual que en el articulo, me gustaría dejar en claro que esta es mi particular visión y consejo para hacerlo, pues no hay una manera única o absoluta de hacerlo, con este mismo espíritu te invito a adaptarlo de modo que te sea totalmente funcional:

img_0692

Ritual de Samhain

Para celebrar en solitario o compartir con amigos.

Implementos:
-Dos velas o veladoras blancas
-Incienso de tu elección
-Un recipiente con agua y otro con sal

-La disposición de nuestro altar como deseemos, lo cual incluye las representaciones de los Dioses, mantel, flores y cualquier otro utensilio que deseemos añadir. Quema un poco de incienso y siéntate en una posición cómoda frente al altar. Cierra los ojos y respira profundo: tómate tu tiempo. Acércate al altar y toma el cuenco de sal con ambas manos. Visualiza cómo de tus manos emana una energía de color violeta que penetra el agua y la impregna con esta energía; di mientras tanto, “espíritu acuoso, expulso lejos de ti todo residuo energético no deseado para que seas benigna para este mi rito”. Déjala en su lugar y toma a continuación el cuanto de la sal, realiza la misma operación pero ahora diciendo: “espíritu salino, derramo en ti todas las bendiciones de los antiguos dioses para que de esta manera seas benigna para mi propósito ¡así sea! En seguida, toma un poco de sal e introdúcelo en el agua, y con ella asperja tu espacio ritual y a ti mismo/a, (si hay otros asistentes, pueden asperjarse unos a otros).

img_0650

Ahora vuelve a colocarte en una posición cómoda y cuando te sientas preparado/a visualiza un círculo que cubre el espacio de la habitación; mientras realizas está visualización, di las siguientes palabras: “que los vientos fluyan a mi favor, amanecer dorado, pasión del corazón, aguas en movimiento, tierras de adoración. Con el poder de lo fecundo y lo divino, trazo este círculo”.

Ponte de pie mirando hacia el este del círculo, alza los brazos a modo de saludo y di: “antiguo espíritu de viento, energía de sabiduría y conocimiento, te invito a acompañarme en mi rito”. En el sur: “antiguo espíritu de fuego, energía de pasión y fuerza, te invito a acompañarme en mi rito”. En el oeste: “antiguo espíritu de agua, energía de sanación y renacimiento, te invito a acompañarme en mi rito”. En el norte: “antiguo espíritu de tierra, energía de firmeza y fertilidad, te invito a acompañarme en mi rito”. Párate frente al altar, alza los brazos a modo de saludo y visualiza a los Dioses como mejor te parezca, también puedes llamarlos por sus nombres en caso de que les tengas asignados unos. Aquí aconsejo utilizar tus propias palabras, aquellas que vengan de tu corazón, éstas son siempre las más efectivas. En todo caso brindo una sugerencia para llamar a los Dioses: ” espíritu de la Gran Madre, señora del umbral del misterio, levántate y sigue mi llamado; por el resplandor de la luna y los secretos de la noche, sé la portadora de la llama sagrada y desciende en este círculo para que seas testigo de mi rito. Señor cornudo de lo salvaje, soberano en el mundo de la ensoñación, rey de corona dorada que te alzas en la mañana, atiende mi llamado y sé testigo de mi rito. ¡Bienvenidos sean!”.

Vuelve a tomar la posición que mejor te parezca, procurando siempre estar cómodo/a. Ahora, di la siguiente invocación del sabbat: “El tiempo de Samhain, los espíritus del este, sur, oeste y norte son convocados. Me uno con la esencia de mis antepasados y que el velo sea tenue para poder reencontrarme con la naturaleza divina más profunda”. Este es el momento perfecto para tomarnos algún tiempo y recomendarnos con la energía de nuestros ancestros. Recuerda que la finalidad es reconectarnos con esta energía y al mismo tiempo, honrarla. No se trata de una invocación a los muertos, tampoco buscamos una manifestación del más allá.

Toma el cáliz con vino entre tus manos y levántalo. Siente como una energía violeta fluye desde la planta de tus pies hasta tus hombros, pasando por tus brazos, cargando el cáliz y su contenido con esta energía. Ahora di las siguientes palabras o similares: “bebo de este cáliz y tomo en mí la sabiduría de mis ancestros, bebo para hornear a los dioses antiguos, bebo como símbolo de comunión y hermandad. Que el cáliz sea el principio fecundo donde todo surge y todo ha de retornar”. Toma el plato con galletas o la pieza de pan, extiéndelo en lo alto por unos segundos y di una bendición al alimento agradeciendo lo aprendido y recibido hasta este momento del año. En este punto sí es necesario que utilices sólo tus propias palabras.

img_0605

Si celebras con compañía, entonces se pasará el cáliz de vino con un beso, así como el plato de galletas o pieza de pan. Quien sostenga el alimento también dirá algunas palabras de agradecimiento y repetirá el gesto de ir pasando el vino y el pan sucesivamente. Si no hay más personas, simplemente se colocará de nuevo en el altar.
Ha llegado el momento de despedir a los Dioses y agradecer su presencia. Colócate frente al altar con los brazos extendidos como en un principio, cierra los ojos y respira profundo. Di estás u otras palabras similares: “antiguo Dios, grandioso cazador coronado por la guirnalda solar, agradezco tu energía, agradezco que me hayas acompañado en este rito; ahora te invito a partir y retornar a tus reinos. Amada Diosa, señora de lo bendito y fecundo, diosa de rayos plata, agradezco tu energía y el que me hayas acompañado en este rito; ahora de invitó a partir y retornar a tus reinos. ¡Que así sea!”. Colócate hacia el norte, levanta las manos y di: “espíritu de la tierra, agradezco que hayas sido vigía de este rito; ahora puedes retornar a tus reinos”. Al oeste: “espíritu del agua, agradezco qué hayas sido vigía de este rito; ahora puedes retornar a tus reinos”. Al sur: “espíritu del fuego, agradezco qué hayas sigo vigía de este rito; ahora puedes retornar a tus reinos”. Y al este: “espíritu del aire, agradezco qué hayas sido vigía de este rito; ahora puedes retornar a tus reinos”. Siéntate en la primera posición y visualiza como las energía que has proyectado para formar tu circulo empieza a retornar a ti. Mientras haces está visualización, di: “circulo, símbolo de eternidad, ahora levanto la barrera, pero no la quebranto; disuelvo la muralla, pero no la separo”. Hazlo hasta que sientas que toda la energía ha retornado a su lugar.
Con este sencillo ritual podremos celebrar de una manera muy grata y simbólica esta gran fecha del calendario de las brujas. ¡Feliz Samhain!

Todos los derechos reservados. 2016

12189887_1701614913402561_5022012377597387510_n

Altar de Samhain en Congregación del Roble (2015).

Anuncios